miércoles, octubre 08, 2008

La re-caída del Zurdo

Se acerca fin de año a pasos agigantados. A pocos meses del cierre del 2008, se comienzan a delinear las figuras estelares de estos 365 días turbulentos. En ese sinfín de anécdotas y personajes que aparecen y reaparecen año tras año, tenía un post en el tintero desde hace rato que por una razón una u otra no podía publicar.

Pero ya no hay excusas. Llegó el momento de hablar de un hombre talentoso y su peligrosa adicción. Un tipo dotado de una zurda precisa como un reloj suizo; dueño de un talento que vaya a saber uno en que tambo de Areco encontró; capaz de sublevarse a la estructura posicional de los clásicos y desempeñarse con comodidad en cualquier puesto de la cancha. Generador, por su chispa, de sonrisas dentro de la cancha y carcajadas fuera de ella. Bah, un fuera de serie podríamos decir, para terminar completita esta fellatio periodística (?).

De todas formas, como ya anticipé, no todas son flores en la vida del germano/español. El Zurdo (sí, de él se trata por si quedaban dudas) está atravesando un camino ríspido desde hace un tiempo. El Dios Baco le tocó la puerta de su monoambiente para visitarlo y el Zurdo, gentilmente, lo invitó a quedarse a vivir. De ahí en más la historia es conocida y repetida: que sale, que entra, que está más sano que nunca, que sufrió una nueva recaida, etc.

Para ser más gráficos, las recaidas del Zurdo siguen la siguiente lógica. "Hoy no creo que salga porque estoy cansado", es el prólogo, generalmente, de una noche que va a terminar en Lansky o el Burgués hasta las 7 de la mañana. Una vez que lo piensa mejor (?) y se decide por "salir un rato" el proceso es indefectible. Copita por aquí, copita por allá y hasta terminar como el Burrito a la salida de Esperanto no para. Vida de habilidosos.

(De izquierda a derecha, cómo va mutando el rostro del Zurdo a medida que pasa la noche)

Este vertiginoso sube y baja de recuperaciones y recaídas, muchas veces le pasa factura en la cancha. Partidos brillantes y goles de taco cuando está bien. Desempeños decepcionantes y lágrimas en los ojos cuando la sangre gira por su torrente alcóholico (?).

La exageración de este prólogo (El Zurdo está lejos de ser un alcólico. Bueno, lejos, lo que se dice lejos, no (?). Pero todavía no lo es), en realidad, tiene la función de situar en ambiente al lector para que esté en condiciones de leer la caída más importante del hombre de Areco. Un papelón, que genera verguenza ajena.

¿Y esto merece un post? ¿Burlarse/divertirse a costa de una recaída del protagonista?

Sí y no.

Lo que pasa es que esta caída no fue como las demás.

No fue una recaída.

Fue una RE-CAÍDA.

Aparatosa, vergonzosa, lamentable, patética, desastrosa...

Cualquier adjetivo encuadraría en la descripción.

Aunque nuevamente voy a apelar a la gráfica para que entiendan de qué estoy hablando.

Señores, con ustedes la RE-caída del Zurdo:


2 comentarios:

Alta Magia dijo...

Se agradece la visita a nuestro blog, y se les acercan las felicitaciones por sus conocidos logros deportivos y su página...

Saludos, nos cruzamos el año que viene ...

Alta Magia

Ah, Capo del Ascenso hay uno solo, y no tiene nombre de personaje de telenovela...

Rocamora dijo...

¿Alta Magia es un personaje de telenovela? Hace mucho que no veo tele...
Saludos

Rocamora